English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 3 de junio de 2017

COMENTARIO ELEISON Número DXVI (516) - 02 de junio de 2017


Confesión de un Bánkster

¿Un bánkster hacia la luz da valientes pasos?
Oremos por tantos que comparten su mismo caso.

Qué drama es para todas las almas, usando su libre albedrío cada día de su corta vida en la tierra, escoger o la Verdad de Nuestro Señor Jesucristo para alcanzar la dicha eterna, o los engaños del Demonio para precipitarse al morir en los tormentos del Infierno, para siempre. “Dios no se deja burlar” (Gal. VI, 7), pero Él cuida de cada una de las almas humanas, haciendo todo lo que puede para llevarlas al Cielo, excepto quitarles su libre albedrío. ¡Aun así la mayoría de las almas prefieren el Infierno! (Mat. VII, 13, 14). Sin embargo, en internet (https://youtu.be/94At0VjRocg) se encuentra el drama de un alma que lucha para ir hacia la luz – un banquero holandés moderno que cayó profundamente en las redes del Diablo. 

El padre difícil de Ronald Bernard lo llevó a creer cuando niño que el mundo y el hombre estaban “lejos de ser grandes”. Entonces el mayor ideal de su juventud fue hacer tanto dinero como fuese posible. En varios sectores de los negocios sus dones naturales lo hicieron exitoso, pero un día un agente con quien trabajaba le dijo que si él realmente quería hacer dinero, debía entrar en las finanzas, siempre y cuando pudiera “congelar su conciencia”. RB se rio, porque el “instinto de conservación” le enseñó hace mucho tiempo a controlar su conciencia. Fue a las finanzas, donde los mismos dones lo hicieron elevarse cada vez más alto.
Él dice que nunca alcanzó la cima, pero estaba junto a ella. Sus bancos clientes necesitaban agentes para manipular los grandes flujos de dinero de tal manera que nadie, excepto los informados, pudieran rastrear lo que sucedía. Así, la elite mantiene su posición mientras el resto de la sociedad es suprimida, dice RB. Y “si usted quiere saber lo que realmente sucede, siga el dinero”. El juego, como él lo llama, de manipular enormes sumas de dinero, RB amaba mucho, y por cinco a ños fue muy bueno en eso. Al jugarlo aprendió cómo en realidad los banqueros, gobiernos, servicios secretos, organizaciones terroristas, etc., etc., están jugando juntos, de modo que “todo el mundo que pensamos conocer es solamente una ilusión en la cual creemos”.
Sin embargo, la miseria humana que él vio siendo causada por esta primacía del dinero, lentamente trajo su conciencia de vuelta a la vida. Cuando un colega le dijo cómo un trato que lograron para deshacerse de la lira llevó un padre de familia a la bancarrota y lo condujo al suicido, primero RB se rio, pero entonces descubrió que la mayoría de la gente con la que trataba eran luciferinos, y que tomaban a Lucifer muy seriamente. Él al contrario encontró sus ceremonias divertidas – hasta el día en que fue invitado a tomar parte en una ceremonia de sacrificio de niño. Entonces se dio cuenta que “hay todo un mundo invisible” y empezó a leer y descubrir y hacer conexiones. No por un estúpido prejuicio, sino por amarga experiencia, él recomienda a todos los que quieren ver la vida moderna tal y como es, leer Los Protocolos de los Sabios de Sión. Dice que hay un grupo de personas que ejerce el poder supremo, quienes “cargan un odio intenso, ira… y una fuerza aniquiladora que nos odia profundamente, odia la creación, odia la vida” y pretende destruirnos completamente. Los católicos ignoran tal afirmación de la realidad bajo su propio riesgo. El Rosario es su defensa.
En cuanto a RB, trató de seguir adelante, pero las tensiones entre su trabajo y su conciencia se volvieron insoportables. Su cuerpo se quebró y requirió un año para recuperarse, porque entre otras cosas, al salir de las altas finanzas, fue “tratado” para evitar que diera nombres de corporaciones o colegas que había conocido. Se dio cuenta de por qué muchos de sus colegas se dieron a la bebida o a las drogas – o estaban muertos, mientras que al abrirse ante él todo el mund o inmaterial pudo ver que “él” era más que solo su cuerpo, y esto ayudó ese “más” a que su cuerpo sobreviviera al colapso total.
A pesar de todos los pasos que dio hacia la luz, RB no nombra en su entrevista ni a Dios ni a Jesucristo, pero incluso esa omisión puede ser una misericordia de Dios para alcanzar a millones de almas en internet que huirían con la mera mención del Santo Nombre de Dios. Corresponde a los católicos que tienen la Fe orar por tantas almas que están profundamente atrapadas en las múltiples ilusiones de la vida moderna.


Kyrie Eleison